Para la seguridad y
tranquilidad de los espacios

El tratamiento antiestático, conductivo o disipativo es la solución para la electricidad estática, parte habitual de la vida diaria pero que en determinadas condiciones o medios el denominado efecto ESD (Descarga Electrostática) podría convertirse en molesto, incluso peligroso.

La electricidad estática se acumula en materiales aislantes por fricción, solo las detectamos al tocar algún elemento conductivo en forma de una pequeña chispa. Son cargas de baja intensidad y no son peligrosas en circunstancias normales, pero pueden ser fatales si entramos en una estancia con productos inflamables o pueden estropear elementos electrónicos delicados.

EL tratamiento antiestático, conductivo o disipativo está diseñado para el perfecto funcionamiento de todos los aparatos, así como evitar el peligro de explosiones ya que impide la formación de chispas por carga estática, por este motivo el peligro de incendio o explosión es casi nulo.

Asegura el perfecto funcionamiento de salas limpias, ya que evita la formación de polvo y tiene altas resistencias químicas, por lo que su correcta limpieza y mantenimiento están asegurados

Algunas zonas obligadas o aconsejadas de disponer de pavimentos antiestáticos, conductivos o disipativos:

  • Suelos industriales
  • Laboratorios
  • Quirófanos
  • Industria farmacéutica
  • Industrias químicas
  • Industria electrónica
  • Imprentas
  • Fábricas de papel
  • Etc.