Un pavimento único con
apariencia de piedra natural

El tintado al ácido transforma cualquier superficie de hormigón o cemento, para ofrecer un elegante acabado y apariencia de piedra natural. Su exclusivo método de aplicación hace que cada pavimento sea único, no pudiendo encontrar dos pavimentos tintados al ácido iguales.

El ácido hace que cambie el color del hormigón mediante reacción química, penetrando y oxidando el hormigón de forma permanente y sellándolo  posteriormente con productos especiales antimanchas en diferentes acabados, desde mates hasta brillos. Nuestra gama de acabados ofrece un amplio abanico de atractivas posibilidades, integrando colores o logotipos corporativos en la superficie y adaptando los acabados a las preferencias personales de nuestros clientes.

Los acabados con nuestro sistema de tintado al ácido, tienen la durabilidad y facilidad de mantenimiento que los hacen la opción ideal para:

  • Oficinas
  • Centros comerciales
  • Iglesias
  • Museos